viernes, 19 de agosto de 2011

cap 8: Desconfianza

- Tu no eres Joshua- fue lo primero que Sophie atinó a decir.
El rió de una manera encantadora.
- Tienes razón- dijo- me llamo Sebastían.
Hizo una reverencia, como los caballeros de las buenas familias. Sophie lo miró detenidamente: tenia el cabello largo hasta un poco abajo del cuello y era profundamente negro, su piel era morena pero de una manera pálida y  sus ojos eran cálidos y del color del chocolate, realmente muy guapo. Otra cosa que llamó la atención de Sophie fueron las ropas que llevaba, todo de negro e incluso una capa.
- ¿ estas bien?- preguntó Sebastían- te ves algo ... ida.
- Oh si estoy bien, me llamo Sophie- respondió ella viéndolo a los ojos- gracias por salvarme.
El hizo y gesto con la mano, restandole importancia.
En ese momento se dió cuenta del frío que tenia, estaba temblando.
- olvide mis modales- Sebastían se quitó la capa y cubrió a Sophie con ella. En otras circunstancias habría pedido más respeto por su espacio personal pero realmente tenia frío.
- ¿ como puedo agradecerte?
El lo pensó un momento.
-Podrías venir a mi cabaña, mi hermana puede prestarte u poco de ropa y tenemos chocolate caliente.
- ¿ vives cerca de aquí? - se extrañó  Sophie - ¿ en el bosque?
- si por aquí cerca es un hermoso lugar para vivir ¿ no crees?
Sophie no estaba precisamente de acuerdo. Una parte de su mente gritaba las palabras de Joshua " eres demásíado inocente debes aprender a desconfiar..." pero la otra parte gritaba " ¡chocolate caliente!"
- no gracias no seria correcto.
- que lastima creo que tu y mi hermana se llevarían bien.
"vamos me salvó la vida" pensaba Sophie " pero es un completo extraño" su mente debatía " Joshua tambien lo era"
- tal vez pueda ir un momento.
- esta bien, mientras te secas y descansas un rato.
- muchas gracias.
Sebastían levantó el brazo en horizontal y dobló el codo, como para invitarla a un vals. Sophie pestañeó un
momento, bastante dudosa pero después entrelazó su brazo con el de él.  
Sebastían la guiaba, Sophie se sentía extremadamente bien como siendo escoltada por un príncipe en un lugar mágico, era muy diferente a cuando caminaba junto a Joshua ya que Sebastían  caminaba a su paso pacientemente sin apurarla ni hacer muecas cuando se tropezaba con una rama.
Todo era mu bello, demásíado de hecho y eso es lo que la hizo dudar. Sophie se detuvo derrepente.
- pasa algo malo?
- no, no es nada.
- bien porque ya llegamos
Sophie vio la pequeña  cabaña escondida entre los árboles y sonrió, le recordaba a su antigua casa, antes de mudarse con Rachel.
Sebastían le abrió la puerta para que pasara, adentro hacia calor lo que era sorprendente ya que solo había una pequeña chimenea. Sebastían le quitó la capa de los hombros haciendo que gotitas de agua salpicaran el suelo.
- siéntete como en casa- le dijo
-gracias- murmuró Sophie.
Se sentaron en el sofá después de que Sebastían insistiera en que no había problema en mojarlo un poco. Se sumieron en un incomodo silencio, Sophie aun estaba algo aturdida por toda la experiencia, pensó en Joshua y en si la estaría buscando o estaría alegre porque ya no tendría que ocuparse de ella. " debo volver pronto" pensó.
Sophie miraba cada rincón de la casa, había tres puertas que debían conducir a las habitaciones, la chimenea de ladrillos y los pocos muebles de madera que se veían algo descuidados. La cocina de leña estaba vacía. Sophie notó que habían muchos libros regados por todas partes, pensaba en eso cuando una de las puertas se abrió y una muchacha apareció frente a ellos: Era alta, su pelo era negro como el de Sebastían y le llegaba a la cintura, sus ojos color chocolate eran fríos y su piel mucho más pálida que la de su hermano, pues debía ser la hermana de Sebastían.
- Helen- dijo Sebastían levantándose del sofá- esta es Sophie, Sophie ella es mi hermana Helen.
Sophie se levantó apresuradamente y  y extendió la mano hacia Helen - mucho gusto-
- igualmente-  respondió Helen mientras le devolvía el saludo de una manera no muy acogedora.- Sebastían ¿ podríamos hablar en la cocina?
- ammm claro- dijo él.
Sophie notó que se veía diferente junto a su hermana, menos seguro y más vulnerable, como si hubiera perdido buena parte de su encanto. Le dirigió una media sonrisa a Sophie y siguió a Helen a la cocina.
Sophie volvió a sentarse en el sofá, cada momento que pasaba estaba más ansiosa por irse y Joshua .. " Dios mio Joshua ¿ que pensará?"
Helen y Sebastían volvieron, ella traia una taza en las manos con un liquido que Sophie pudo identificar como chocolate caliente, delicioso, su estomagó rugió. Se sentaron uno a cada lado de ella, sus expresiones habían cambiado un poco.
- toma- dijo Helen dándole la taza.
- oh gracias pero ya debo irme. Gracias por todo.
Hizo ademan de levantarse pero Sebastían la detuvo.
- acéptalo, por favor- de dijo- te hará bien.
Sophie miró la taza, todos sus pensamientos giraban en torno a la desconfianza, pero ambos la miraban con esos ojos.... suspiró y dio un trago, estaba delicioso, su estomago le pidió más y ella dio otro trago y otro y otro hasta que ya no hubo más.
- muchas gracias, ahora debo irme- sabía que era descortés pero la estaban poniendo nerviosa.
- te acompaño- dijo Sebastían levantándose cuando ella lo hizo.
Helen no dijo nada, miraba fijamente a Sophie como si esperara algo.Ella se dirigió a la puerta y la abrió.
- Sophie- la paró Sebastían- un placer haberte conocido.
- igualmente- Sophie no estba segura si eso era verdad.
Deseaba irse, pero Helen y Sebastían la seguían mirando como si esperaran algo maravilloso. Sophie se sentía cansadisima  solo pensaba en salir de allí y dormir, empezó a ver borroso la cabeza empezó a dolerle al igual que el pecho y las rodillas se le doblaron. Sophie estuvo segura que eso no tenia nada que ver con en cansancio. Vio el suelo cada vez más cerca y se hubiera dado un buen golpe contra el si los firmes brazos de Sebastían no hubieran estado allí para sujetarla y alzarla en vilo.....

1 comentario:

  1. ¿Sebastian el de Cazadores de sombras?
    Muy buen capítulo, vas muy bien.

    ResponderEliminar