miércoles, 21 de septiembre de 2011

Pequeña Frase





Si nunca has sentido decepción...  es porque nunca te has enamorado.


                      

martes, 20 de septiembre de 2011

cap 14: La cueva

-Son muchas-exclamó Sophie mientras Joshua amarraba a Shadow en el árbol más cercano. Todavía quedaba algo de luz en el cielo, pero se iría pronto,  quince minutos máximo.
-¿Qué?
-Muchas cuevas…yo…-ella dudó y bajo la cabeza, ocultándole la cara a Joshua con su cabello, realmente estaba empezando a dudar de todo. Tal vez todo lo que estaba hacienda hecho era una tontería sin sentido. Para desahogarse un poco pateó una piedrita que estaba junto a su pie.
Joshua se volvió hacia ella. Sus ojos azules no le quitaban la vista de encima, parecías atravesar la cortina de cabello hasta sus propios ojos.
-¿Qué es lo que en verdad sucede?- le preguntó.
- Solo me preguntaba, si todo esto es solo una pérdida de tiempo- Sophie cruzó los brazos, resistiendo el impulso de abrazarse a sí misma, levantó la cabeza.
- claro que no- él no sonaba demasiado seguro, pero quizás solo quería animarla para que olvidara la pela anterior- quieres respuestas ¿no?, tu mereces saber qué pasó con tus padres.
--claro, respuestas- Sophie hizo una mueca, sintiendo como si la hubieran golpeado en el estómago, respuestas no era todo lo que ella había planeado encontrar.
Entonces Joshua lo entendió.
-Tú esperabas encontrarlos  con vida- murmuró con compasión, ella noto que no era una pregunta.
-Una tontería, lo sé.
- No, claro que no- Joshua se acercó a ella- pueden estar vivos, pero comprende que es muy poco probable.
- Lo sé- Sophie sonrió sin alegría, sus ojos verdes brillaban con la humedad de las primeras lagrimas, logró contenerlas.
El puso su mano bajo la barbilla de Sophie, obligándola a ver hacia arriba, a verlo directamente a los ojos. Ella se sorprendió un poco, la mirada de él…nunca había visto esa expresión en su rostro.
-No es una pérdida de tiempo- Joshua sonreía, pero su voz era seria, y Sophie no pudo menos que creerle.
- quiero empezar a buscar- dijo Sophie retrocediendo un paso- queda muy poca luz y de todos modos, si encontramos una cueva que parezca segura podríamos dormir allí.
Joshua sonrió
-Vamos entonces.
La montaña tenía un aspecto extraño, por no decir terrorífico, el clima no ayudaba mucho. Las primeras cuevas eran simplemente ligeras cavidades en la roca y con un solo vistazo podían saber que no había nada allí, la preocupación sacudió a Sophie “esto nos tomará dias” pensó al tiempo que le recorría otro escalofrío  desde el brazo, volvió a vérselo :el vendaje aún más lleno de sangre.
En ese momento su pie dio contra algo pequeño, ya casi no había luz pero pudo distinguirlo, se agachó y recogió aquel frasquito demasiado familiar, era del mismo tipo del que Helen y Sebastian tenían en su casa, el mismo tipo que estaba guardado en la vieja capa que reposaba en la silla de Shadow,  un botecito de poción.
-Joshua- lo llamó, el estaba unos pasos adelante, inspeccionando una cueva.
Él se dio la vuelta entrecerrando los ojos, pensando el bien que les haría tener una antorcha, pronto tendrían que parar, la luz de la luna que empezaba a brillar sobre ellos no sería suficiente para seguir buscando.
-¿Qué sucede?
-Encontré algo- murmuró ella y se lo puso a él en la mano.- si esto está aquí, el brujo debe estar cerca
-sí, pero ¿dónde?- Joshua levantó un poco el frasquito, examinándolo bien.- hemos buscado ya bastante por ahora.
- Y aún nos faltan demasiadas.
-¿Dónde lo encontraste?-
Sophie retrocedió en sus pasos, la tierra era ligera, solo una capa sobre rocas. Con el dedo le señaló a Joshua el lugar, el se agachó a examinarlo pasando ligeramente los dedos sobre  las líneas que es frasco había marcado en la tierra, despues de un momento levanto la cabeza, pero no miraba a Sophie si no a un saliente de roca que se encontraba sobre ellos, can maleza cayendo por los lados.
-Creo que la encontramos- en su cara había una sonrisa de triunfo
-¿Qué? ¿Seguro?
- Las marcas que el frasquito dejó señalan que cayó de bastante altura, pero sin romperse, ese saliente me llama mucho la atención ¿a ti no?
-Bueno…
-quiero ver que hay arriba- exclamó Joshua con decisión y empezó a escalar por las maleza apoyándose en las rocas y dejando  Sophie con la boca abierta. Sophie notó que el saliente era demasiado pronunciado u al mismo tiempo no se encontraba a una altura normal, demasiado bajo, no parecía natural. Eso hizo que las esperanzas florecieran en su pecho, y al recordar como Joshua le había animado se sonrojó un poco, se alegró que la oscuridad no la delatara cuando él cayó ágilmente frente a ella.
-Una cueva muy bien escondida, en una posición poco normal, oscura y profunda, me parece una buena opción- él le sonrió, y Sophie no pudo evitar pensar que como era posible que fuera tan amigable en esos momentos pero, que horas antes le hubiera hablado tan mal.
Sophie miró hacia arriba otra vez.
-No sé, todo me parece…
-¿Demasiado fácil? Si yo también lo he pensado
Como si sus palabras fueran un conjuro un gruñido resonó entre las rocas, saliendo de las cuevas con un eco profundo, haciendo que a Sophie se le erizara el vello de la nuca y mientras ellos se quedaban como estatuas de las cuevas comenzaron a salir horribles bestias, cada una diferente, pero todas estaban deformadas, unos monstruos, no había otra palabra para describirlos, ahora la luna era su única compañera ante el peligro, los últimos rayos de sol se habían esfumado.
-¿Cómo es que no los vimos antes?- murmuró Sophie acercándose a Joshua mientras las criaturas los acorralaban.
Joshua le señaló la respuesta: un nuevo monstruo salía de las rocas, formándose poco a poco, sus ojos rojos fijándose en ellos. Sophie se dio cuenta de que quizás habían estado allí todo el tiempo y le dieron ganas de vomitar. Todos gruñían, y sus gruñidos le eran familiares “parecen… de perro”
-Nunca vi algo así
- Pues has tenido suerte- Joshua sacó su cuchillo- ¡¡CORRE!!
Los monstruos no eran muy rápidos… al principio, pronto fueron ganando terreno, Sophie sentía un devastador dolor en el brazo y en el pecho, volvió a ver los monstruos, babeando mientras sus garras raspaban la roca detrás de ellos, es eso capto algo con la mirada.
-¡¡Joshua para!!!
-¿Qué?- el volvió a verla con incredulidad.
Sophie se detuvo, estaba aterrada sí, pero mayor era su deseo de terminar con todo y no huir mas, se dirigió a lo que había visto en la pared de roca y el primer monstruo atacó, Joshua corrió y lo recibió clavándole el cuchillo en el estomago. Se apartó con una mueca de asco, el cuchillo y su mano manchada de sangre negruzca.
“¿Son fáciles de herir?” se preguntó Sophie, aquellos monstruos parecían  tan duros como las rocas de las que habían salido.
Joshua no esperó, degolló a otro que se acercaba de un golpe, pero eran demasiados.
Uno saltó hacia Sophie, ella gritó mientras el monstruo la tiraba al suelo, cayendo sobre ella, Los afilados dientes de la bestia estaban a centímetros de su cara y la presión sobre su cuerpo le sacaba la respiración. “voy a morir” pensó pero el miedo y el instinto la hicieron actuar. El brazo izquierdo, el herido, estaba inmovilizado (Sophie no sabía si era por el dolor, la pérdida de sangre o la bestia) pero tenía el derecho libre, Agarró un piedra que tenía cerca y golpeó al monstruo en el ojo con todas sus fuerzas. Sophie sintió como el monstruo se estremecía sobre ella y como unas gotas de inmunda sangre caían en su mejía, funcionó, el monstruo se apartó gimiendo.  
“lo deje siego” Sophie sonrió de alivio mientras se levantaba y se limpiaba la sangre de la mejía.
-Joshua!!
-¡Estoy ocupado!- Joshua no se encontraba muy bien, solo tenía el cuchillo y si no hubiera sido tan buen luchador de seguro para ese momento estaría muerto, Sophie se preocupó ya que a pesar de que él había herido a muchos, el único muerto era el que había degollado, los demás parecían haberse curado milagrosamente.
Sophie volvió a ver el que había herido en el ojo: seguía gimiendo y dando vueltas a lo loco.
-¡En los ojos Joshua, hiérelos en los ojos!
Joshua dudó un momento, pero le hizo caso y la mayoría fue visible, él todavía no se veía muy cansado pero estaba llenos de heridas y sangre (gracias a Dios la mayoría era de los monstruos) los ojos le brillaban por la adrenalina y   la concentración, Sophie no podía estar segura, ya que estaba oscuro, pero le pareció ver un deje de emoción en los ojos de su acompañante.
Sophie se volteó a buscar aquello qua había visto, no estaba segura de que era, pero era importante.
Joshua había procedido a cortarle la cabeza a Las criaturas, que ya empezaban a dar un poco de lástima, Sophie se sorprendió de que quedaran tan vulnerables por una herida en el ojo, pero razonó que todo ser tiene un punto débil.
¡Por fin! Su mano encontró la roca, una pequeña roca de forma ovalada y del tamaño de su mano, Sophie la vio gracias al tenue brillo blanco que despedía. Estaba incrustada, y ella se dio cuenta que el brillo desaparecía cuando la miraba directamente, Sophie la presionó dándole lugar a crujidos y movimientos de las rocas y la maleza, que empezaron a formar algo parecido a escalones, una forma fácil de subir al saliente. Sophie sonrió ya que por su brazo no hubiera podido subir trepando y porque eso confirmaba que aquella era la cueva indicada. Dejó de sonreír al ver a Joshua que se acercaba a ella tambaleándose.
Ella miró a su alrededor, y contó nueve monstruos muertos a su alrededor, con la sangre saliendo de sus cuellos. Le dio un escalofrío.
-Perecían mas, estando vivos- murmuró.
El la miró con incredulidad.
-Enfréntalos tú, quiero ver que te siga preocupando un número.- le dijo con sequedad.
-¿Estas herido?-
-Solo rasguños, nada grave ¿y tú? Vi que uno logró alcanzarte.
-No tengo nada- eso no era del todo cierto, su brazo izquierdo goteaba sangre, literalmente. Las fuerzas parecieron desaparecer de su cuerpo, la amenaza la había mantenido alerta, pero ahora la pérdida de sangre le estaba cobrando factura.
Ella observó lo mejor que pudo a Joshua en la oscuridad, el pecho le subía y le bajaba, la camisa opaca estaba hecha jirones en varias zonas y la sangre y el sudor la salpicaban, supuso que su vestido no se veía mejor, lo miró a la cara, los ojos de él brillaban mucho y la miraban con preocupación.
-Estas pálida- comentó él
-Tú también- ella alargó el brazo derecho y le apartó un poco de pelo que tenía en la frente perlada de sudor.
El alzó una ceja en una coqueta expresión.
-Tenias ammm- Sophie tartamudeó alejándose- un insecto pegado en el pelo.
El sonrió y volvió a verla de aquella forma rara.
Sophie estuvo segura de que si no fuera por la hemorragia se habría puesto completamente roja.
-Veo que descubriste n manera más fácil de subir- Joshua se dirigió a los escalones.
-Nos costó caro.
Joshua empezó a subir y ayudó a Sophie, ella cada vez se sentía más débil.
Suspiró
-¿Segura de que no quieres descansar?
Quedaron frente a una inmensa cueva, de donde parecía brotar una correntie de aire frio que sacudió el cabello de Sophie.
-No, ya estamos aquí, terminemos con esto.
-Esperemos que valga la pena- masculló Joshua- o tendré que matar a alguien.
-la valdrá, lo presiento- exclamó Sophie mientras daba el primer paso hacia la cueva, hacia la fría oscuridad.

..........................................................................
este cap me quedo algo mas largo, es uno de mis favoritos, de hecho los próximos caps son de mis favoritos tamb XD
Solo les pido que comenten!!!!!
Tambien espero que les guste el nuevo diseño del blog y que voy a publicar algunas otras cosas ahora ademas de la historia
bye!

lunes, 19 de septiembre de 2011

Pequeña Frase

Esta es una frase q se me ha ocurrido y no puede evitar ponerla para ver q tal, pronto subiré otro cap de la historia tal vez mañana.




No hay nada peor para la esperanza... que el pesimismo y la negación de un ser querido.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Premios!!!

PREMIO PEPINILLO


Hola!!! noc muy bien como funciona esto pero bueno...
 Este premio me lo dio Amores en la sombra y yo se lo doy a...

Dany y Mariu
Maldición de amor

Lu
Fire Girl

Sonia Rodríguez Ruiz
Apuesto por ti


Dany
 My Secret World

Marii.Trelles
The Renesmee Cullen Love Story

Se lo merecen sus historia son increíbles!!! 

martes, 6 de septiembre de 2011

cap 13: La montaña Elrast

Sophie se volteó, asustada, pero nada los seguía, sin embargo las pisadas seguían escuchándose cerca de ellos.
-No hay nadie- murmuró.
Joshua se detuvo y miró alrededor con expresión vigilante, lleno de desconfianza, Sophie podía verla a través de sus ojos azules. – raro, muy raro.
Las pisadas dejaron de oírse poco a poco, alejándose, Sophie volvió a tener el presentimiento de que no eran humanas.
-Puede ser un animal- opinó.
- Tal vez, pero aún así debemos irnos. – Joshua volvió a retomar su apresurado paso y Sophie lo siguió con un jadeó de dolor, apretando su brazo izquierdo contra su pecho.
- ¿cómo nos encontraron?- preguntó mientras llegaban al campamento.- me refiero a Helen y Sebastian.
Sin tomar un respiro, ambos empezaron a tomar cosas, sacaron todo de la tienda a patadas y lo guardaron en bultos.
-Bueno- contestó por fin Joshua limpiándose el sudor de la frente- no soy experto en magia pero puede que un hechizo de rastreo los ayudara, pero, hay algo que pudo ayudarlos aún más- y con un movimiento de la cabeza hizo a Sophie ver las pisadas de Shadow claramente marcadas en la tierra. Sophie soltó un quejido, de seguro habían dejado huellas en todo el camino. Joshua  dobló la tienda de campaña y la puso con lo demás sobre la silla de Shadow, pero apenas quedaba espacio para ellos dos. El caballo movió las patas delanteras, inquieto.
-¿Podrá con nosotros?-  preguntó Sophie como lo hizo en el establo.
-Ya me lo preguntaste una vez y te respondo lo mismo: claro que sí.
- Pero en ese entonces él no llevaba el campamento encima- Sophie señalo exageradamente las ollas que colgaban de la silla de montar.  Joshua le lanzó una mirada torturada.
-Tienes razón, eres tú o lo que necesitamos para sobrevivir. – pareció pensarlo en serio, mirando alternamente a Sophie y al caballo.
- ¡Tienes que estar bromeando!!- reclamó Sophie- no puedes dejarme aquí además…- ella visualizó el mapa en su cabeza-   Falta muy poco para llegar a la montaña Elrast.
Joshua suspiró y bajo la mayoría de cosas de Shadow, dejando solo una olla para hervir agua, unas mantas y la caja con el mapa y la poción, ya que Sophie no le permitió dejarla, ella estaba segura de que era importante.
-Bien vamos- dijo Joshua y estaba a punto de ayudar a Sophie para subir al caballo cuando se quedó quieto, sus ojos preocupados- tu brazo…
Sophie miró, correr y moverse tanto había hecho que las heridas volvieran a sangrar, manchando el vendaje, que por cierto era el tercero.
-¡Dios!!  ¿Cuándo sanara?- sacudió la cabeza con resignación- bueno, no importa tenemos que irnos.
-¿Segura?
-Totalmente.
Joshua la subió a Shadow, Sophie no podía evitar sentirse incómoda con eso. Él se  colocó detrás de ella y tomó las riendas.
-¿Y si siguen las huellas de nuevo?- preguntó Sophie.
Joshua tomó el mapa de su cinturón y revisó la ruta.
-Tomaremos otro camino, más difícil pero también así será más difícil  que nos sigan.
Al empezar a cabalgar Sophie hizo una mueca y se agarro fuertemente el brazo pero no se quejó, solo suspiró y trazó líneas en las vendas con sus dedos.
El nuevo camino era definitivamente difícil, Shadow  galopaba con esfuerzo ya que el terreno era más empinado, y las raíces de los árboles le levantaban y retorcían en el suelo de maneras imposibles. El cielo a penas se veía entre las ramas, todo tenía un aspecto sombrío y Sophie se hubiera sentido muy asustada de haber estado sola.
El silencio la ponía nerviosa, el andar del cabello la hacía rebotar un poco de vez en cuando, dejó su mente divagar un rato, recordó a su tía, la manera en la que siempre la miraba con sus ojos saltones ¿estaría preocupada? Desde luego que si ¿la regañaría si volvía? Ni dudarlo, Sophie la extrañaba mucho. Su mente fue más atrás, junto al borroso recuerdo de sus padres, recordaba que se parecía mucho a su madre, el mismo cabello rubio con toques de naranja, los ojos verdes y el claro tono de piel, la nariz se parecía un poco más a la de su tía, y aunque no tuvieran facciones parecidas, al verse al espejo, miraba mucho de su padre en ella.
-¿Por qué tan callada?- la voz de Joshua la sacó de sus pensamientos.
- No hay una razón es especial, solo pensaba…- se detuvo, la última palabra quedó flotando en el aire.
-¿En qué?
-Tengo algo de nostalgia, extraño a mi tía, a mis padres- Sophie murmuró, no quería sonar tan triste- no lo sé, extraño estar rodeada de otras personas.
- Te comprendo, de verdad, - Sophie no podía verlo sin darse vuelta, pero pudo imaginar su expresión, también pudo imaginar su sonrisa cuando dijo- aunque no entiendo como mi presencia no te es suficiente.
Sophie puso los ojos en blanco y soltó un bufido.
El camino se fue despejando,  la luz del sol  volvió a ser casi tan cegadora como en el claro. El trotar de Shadow  empezó a hacerse más rápido y suave, la montaña Elrast era  más visible ahora, no solo la silueta difuminada por la niebla que estaban acostumbrados a ver. Sopié sonrío de alivio pero su brazo le dio otra descarga de dolor, observó con horror que casi la mitad del vendaje estaba cubierta de sangre.
-Joshua ¿podríamos parar un momento?- dijo levantando, cuanto se lo permitió, el brazo para que Joshua lo viera.
Él  detuvo a Shadow en un segundo con una fuerte sacudida.
-Perfecto y no tenemos más vendajes- su tono era enojado y hostil.
-¿Qué?
- Se quedaron junto a la tienda ¿recuerdas?, no trajimos prácticamente nada, fui idea tuya por cierto.
Sophie podía  sentir a Joshua muy tenso a sus espaldas, por un momento deseó que el caballo estuviera en marcha otra vez.
-No me culpes, era por el bien de Shadow, ¡y el nuestro también!
-Pues no esperes que rasgue mi camisa para vendarte la herida.- dijo él fríamente.
-No lo esperaba- Sophie estaba dejando la irritabilidad atrás y alcanzaba la furia, apretó los dientes mientras se ponía roja.
-Bien.
Sophie se dobló y le sacó el mapa del cinturón a Joshua, faltaba poco, la montaña podía verse más definida frente a ellos, pero tenían que seguir. Joshua pareció pensar lo mismo y sin media palabra puso a Shadow en marcha otra vez.
Sophie trataba de ignorar su brazo, pero le era difícil,  Joshua seguía algo tenso y no habían hablado en horas, serian cerca de las cinco de la tarde y Sophie ya no soportaba estar sentada en Shadow, le dolían la espalda y las piernas, el caballo ya jadeaba y su caminar era lento, Joshua no traslucía nada más que su tensa actitud. Sophie miró a su alrededor, el paisaje se hacía mas y mas montañoso, menos árboles y mas piedras, el cielo estaba comenzando a nublarse  pero los últimos rayos de sol  iluminaban las rocas y el cielo tenía unas hermosas coloraciones moradas y amarillas. Y de repente, en frente de ellos, se irguió la montaña más alta y extraña que Sophie hubiera visto, La niebla siempre estaba presente, la vegetación hacia parches verdes por aquí y allá. Algo que llamaba mucho la atención eran todas las cavidades en la montaña, muchas cuevas, cada una con algo horrible esperando adentro, según contaban las historias claro. Si ese brujo existía, debería estar en una de esas, el problema era saber cual.

.......................................
me he desanimado mucho por no tener comentarios en los ultimos caps, yo siempre seguire escribiendo y publicando comenten o no, pero me gustaria q lo  hicieran, x cierto quien puede decirme como poner un contador de visitas gratis, he visto varias paginas pero sinceramente me da algo de miedo que tengan virus o q le hagan algo malo al blog!!!1