martes, 3 de enero de 2012

cap 17: Trato

Sophie se levantó de golpe olvidando a Joshua por completo. Miraba horrorizada a sus padres, ella se había preguntado muchas veces como reaccionaria si los encontraba con vida, o si los encontraba muertos, pero verlos así… apenas y podía reconocerlos.
Ni siquiera estaban consientes,  flotaban a milímetros del suelo, sus miembros colgantes y sin fuerzas, múltiples heridas les recorrían la cara y brazos resaltando en lo pálida que estaba su piel.
Sophie notó también que habían envejecido unos veinte años y que el pelo de su padre ya escaseaba.
Hoult estaba junto a ellos con una mano levantada en su dirección, y sonreía.
Sophie le gritó algo que ni ella entendió y corrió hacia sus padres, oyó los pasos de Joshua detrás de ella, pero unos metros antes de llegar juntó a Hoult chocó  con una pared invisible, tan fuerte que la hizo retroceder algo dolorida.
-¡No!  No otra vez- gritó lanzándole a Hoult una mirada acecina intensificada por las lagrimas- ¡¡¡¡¿ qué les hizo?!!!!!
Joshua llegó junto a ella y puso una mano en la pared.
-¿Qué quiere de ellos?- reclamó- ¿y qué quiere de nosotros?
- es una historia bastante larga- le respondió el brujo sonriendo.
- tenemos tiempo- dijo Joshua con ironía recostándose en la pared invisible,  a su lado Sophie seguía golpeando la pared con toda su fuerza y murmurando “mamá” y “papá”  a cada golpe.
- Esta bien- empezó Hoult- soy más viejo de lo que parezco, como supongo que saben esta adorable chica- señaló hacia Helen, que junto a Sebastian se habían quedado atrás de su maestro, ella sonrió complacida- es una bruja muy poderosa, pero no sabe controlarse, yo soy su tutor a cambió de que ella y su hermano me ayuden…- esta vez miró enojado a Sophie- con cierta poción. ..
- ¿Y el punto es?- exclamó Joshua,
- Libérelos- gritó Sophie recuperando la voz.
- Lo hare, ya no me sirven para mucho- Hoult suspiró y se acercó a ellos-  pero quiero algo a cambio: ustedes, como sustitutos.
-¿Para qué?- preguntó Joshua entrecerrando los ojos.
- libérelos- volvió a murmurar Sophie.
-¿para qué?- repitió Joshua haciendo caso omiso de Sophie, aunque le partía el corazón verla así.
- Lo sabrían si me hubiera dejado terminar joven Hamilton- le sonrió a Joshua, quien  retrocedió sorprendido- si, se quien es, pero francamente no me importa. Como decía, soy muy viejo y he logrado vivir robándoles años a otras personas - ¿cómo era posible que lo admitiera  así, como si nada? Se preguntó Sophie-  pero para hacer esto necesito una poción,  color turquesa, ¿les suena familiar?
Ambos negaron con la cabeza.
Joshua, seguía preguntándose cómo había sabido su nombre, cómo había sabido que mentía al presentarse como el hermano de Sophie…
-¿no? pues Helen me ha dicho que ustedes  se robaron el cofre que contenía la poción, y un brazalete muy especial, y exijo saber donde están.
- ¿O qué?- preguntó Sophie irguiéndose, negándose a llorar más.
- Sus padres mueren- Hoult levantó  más su mano, levantando con ella a los padres de Sophie a unos metros en el aire.
- ¡No!-
- El brazalete ya no existe, lo destruimos- intervino Joshua, y despues murmuró amargamente - junto con mi espada.
- ¿de verdad?-  Hoult realmente parecía sentirlo, pero no parecía que les creyera del todo, eso cambió despues de que los miraba de arriba abajo y Joshua entendió.
Les podía leer la mente.
-Pues que pena, tenía una destinataria muy especial para ese brazalete, peor mi prioridad es la poción, porque sin ella…
- Señor- interrumpió Helen hablando por primera vez- ¿no cree que les revela demasiado?
Hoult miró a su aprendiz y Joshua aprovechó.
-puede leernos la mente Sophie- le murmuró al oído- hagas lo que hagas no pienses donde dejamos la poción.
Ella asintió, viendo a sus padres eso no sería problema.
-No creo- le contestaba mientas tanto Hoult a Helen-  difícilmente saldrán de aquí- se volvió otra vez a los chicos-  mi propuesta es simple, me dicen donde está la poción, dejo ir  a los padres de la chica, y ustedes se quedan en su lugar.
- No hay trato- dijo Sophie, concentrándose en las heridas de sus padres- le decimos donde está la poción y nos deja ir a todos.
- Me dicen donde esta, y dejo ir a tres de ustedes, no más.
-No- respondió Joshua fríamente.
-Bueno, entonces lo haré más fácil- dijo Hoult y les dirigió la mirada que Joshua ya había aprendido a reconocer.
- NO pienses Sophie- murmuró devolviéndole a Hoult la mirada, dejando la mente en blanco.
Sophie hizo lo mismo, no le costaba, de hecho ni siquiera podía recordar donde estaba  la poción, viendo a sus padres nada mas importaba.
Hoult  sonrió, pero estaba frustrado.
-Son más listos de lo que esperaba lo admito. Pero yo sigo en ventaja- dijo lanzó una mirada a sus víctimas flotantes, los cuerpos comenzaron a retorcerse y aun inconscientes emitían quejidos y sus caras se contraían con dolor. Sophie trató de cerrar los ojos, pero el recuerdo quedaría para siempre en su mente, y la culpa, tenía que detenerlo ¿por qué no la torturaba a ella? sería menos doloroso.
Joshua lo sabía, los necesitaba sanos, necesitaba toda la vida que pudiera sacarles.
-Basta- gritó Sophie si poder aguantar más, ahora sus lágrimas eran de odio- yo acepto el trato, deje salir a Joshua y a mis padres. Me quedaré.
-Bien- asintió Hoult dejando caer a la pareja de un golpe en el suelo.
-Sophie, no- murmuró Joshua tomándola de la muñeca.
-déjame- ella se soltó y lo miró a los ojos- esta es mi decisión- volvió a ver a Hoult y tomó aire- nosotros vinimos en un caballo que está amarrado a un árbol  cerca de aquí, bueno, de la montaña, la poción está en el cofre, en la silla de montar.
Joshua negaba con la cabeza, seguía sin creer lo que Sophie estaba haciendo.
-Sebastian- gritó Hoult, quizás olvidando que el chico estaba detrás de él, ¿pero quién no lo haría? No había abierto la boca en ningún momento- ve a buscar la poción.
Sebastian le dirigió a Sophie una mirada de pesar y se dirigió al punto que parecía ser la entrada de la cueva, un remolino de color lo succionó hacia afuera y de repente ya no estaba.
Sophie miró otra vez a Hoult queriendo poder hacerlo lo que él le había hecho a sus padres un momento atrás.
-Vamos Helen- el brujo le extendió un brazo a la chica- necesitas practicar más, es cuanto ustedes- ambos miraron con despreció  A Sophie y a Joshua-   serán libres de irse mañana por la mañana, tres de ustedes mejor dicho.
Ambos brujos desaparecieron,  y la pared invisible desapareció con ellos, Sophie lo supo sintiendo una corriente de aire diferente sobre sus mejías húmedas, y Joshua porque se había vuelto a apoyar sobre ella y casi se cae.
La chica no esperó más y corrió a toda velocidad hacia sus padres dejándose caer juntó a ellos, Joshua se acercaba poco a poco.
Ente mas los veía Sophie, mas cosas malas encontraba, se dedicó primero a su madre, que había caído boca abajo, la enderezó un poco u se alarmó al sentir sus huesos contra el vestido, como si no hubiera nada entre ellos. La cara tenía varios rasguños, los pómulos sobresalían y las ojeras que tenia le dieron a Sophie escalofríos, le pasó una mano por el pelo, solía ser tan suave, de niña adoraba pasar sus deditos por él y oler su perfume, pero ahora estaba tan enredado, y con mechones grises. Le tomó las manos y soltó un gemido, estaban llenas de ampollas y cicatrices, como si hubiera escarbado en la dura piedra. No quiso moverla mucho, así que se acercó más a su padre, siempre tan alegre, tan sabio, tan fuerte…el hombre que yacía frente a ella era solo una sombre del que había conocido, demasiado delgado y además de las cicatrices las arrugas cruzaban su rostro antes juvenil, el cabello castaño que lo caracterizaba en la familia se había vuelto casi completamente gris.
Mientras Sophie seguía inspeccionando su rostro, se movió, ella se acercó pero nada más pasó, como si se hubiera movido en sueños. De repente, Sophie captó con el rabillo de ojo algo que la dejó horrorizada: la mano izquierda de su padre había desaparecido.
-NO.-murmuró tomándolo del antebrazo- no, no, no…
Silenciosas lagrimas volvieron a brotar mientras  se ponía el brazo de su padre contra su mejía, tristeza, rabia, dolor….
Joshua, había llegado junto a ella, le puso una mano en el hombro agachándose a su lado.
-lo siento mucho- murmuró.
Ella soltó a su padre y abrazó a Joshua, mientras más lagrimas salían,.
-todo estará bien- la consoló Joshua mirando hacia arriba, no podía verla así, ella miró a sus padre de nuevo, ¿cómo podía estar todo bien? Volvió a mirar a Joshua y negó con la cabeza.
-¿Sophie?- una voz suave, esa voz que había anhelado oír por años ,la hizo voltearse, y al hacerlo se encontró con unos ojos verdes iguales a los suyos mirándola fijamente.

............................
bueno aqui otro cap,
vuelvo a pedir disculpas por no comentar en los blogs que sigo, pero esq blogger sigue sin dejarme :(