viernes, 19 de agosto de 2011

cap 1: al contar las horas


-¿Tienen que irse?- le pregunto Sofia a su madre, odiaba cuando sus padres se iban, a veces unas horas o hasta dias, pero cuando eso pasaba la dejaban con su tía Rachel, odiaba eso, se sentía como un estorbo.
-sabes que si cariño- le dijo su madre. También ella odiaba dejarla, el corazón se le encogía al pensar que podía pasarle si la dejaban sola, pero no tenían opción, su trabajo los llamaba.  
-Alice tenemos que irnos, ya casí anochece.
Sofia sollozo.
-Ya pequeña- le dijo su padre- estaremos de vuelta en unas pocas horas te lo prometo.
Se inclino y le dio un beso en la frente, ella lo abrazo con fuerza, y a su madre también, los dos se encaminaron a la puerta listos para salir al bosque, donde su trabajo de exploradores los esperaba, ellos eran considerados científicos en su época, gozaban de estudiar la naturaleza.
-adiós bebe-le dijo su madre y le envió un beso con la mano antes de cerrar la puerta tras ella.
Sofia se sentó en el sofá, solo eran unas horas, solo unas horas.........


Aun no sabía contar muy bien, pero ya que estaba amaneciendo Sofia supuso que esas pocas horas ya habían pasado, y sus padres no volvían, empezó a preocuparse, tan preocupada como puede estar una niña de 6 años.
Cuando el sol ya estaba en lo alto del cielo, no aguanto más, se levanto, abrió la puerta y salió a buscar a sus padres, o por lo menos a alguien conocido......durante horas.



- ¿terminaste de lavar los platos?
La voz de la tía Rachel lleno la casa, Sofia adoraba a su tía, siempre que no se pusiera a gritar.
-si ya termine.
-bien- dijo Rachel llegando a la cocina- ¿quieres venir al pueblo conmigo?
-sabes que si- le contesto Sofia
-bien, toma otra canasta y vamos, ya casí se nos acaban los vegetales.
Sofia hizo una mueca, vegetales, pero no importaba pues adoraba ir al pueblo.
La vida con su tía no era tan terrible, los primeros años fue muy dificil para ambas, pero habían pasado 10 años ya y las dos se habían hecho grandes amigas. Lo que más le costó a Rachel fue consolar a su sobrina, cuando la pequeña niña llego a su casa sollozando que sus padres no habían vuelto no supo qué hacer además de dejarla entrar. Siempre le había tenido cariño pero nunca pensó en criarla.
Salieron de la casa hacia el sendero, la forma más rápida de llegar al pueblo, eran casí las 11 de la mañana y el ambiente estaba seco. Sofia preferia ir más cerca del bosque, pero era demásíado peligroso.
El pueblo era ruidoso y siempre estaba en movimiento, niños hacia las escuelas, los mercaderes vendiendo, todo era ruido y color, le encantaba.
-iré a comprar algunas verduras- le indico Rachel- tu ve a comprar un poco de pan.
- está bien- le dijo, agarro el dinero que su tía le daba y fue a su panadería favorita.
Al entrar inhalo fuerte, el olor a pan recién hecho era delicioso.
-me puede dar dos bollos de pan por favor-le dijo al dueño.
-por supuesto Sophie- le contesto con una sonrisa y se fue a buscar a la cocina.
Sofia empiezo a contar las monedas para tener el pago ya listo, una de ellas se le cayó. Se agacho para recogerla pero alguien ya lo había hecho por ella.
-tome- le dijo el hombre
-ammm gracias- murmuro ella algo cohibida, era un señor, tendría sus 40 o 50 años, sus ropas estaban algo sucias y desgastadas, él  la miro de arriba a abajo antes de decir.
- eres Sofia ¿verdad?
-¿perdón?- ella estaba segura de no haber visto nunca a ese hombre.
-eres igual a tu madre- murmuro él. 

2 comentarios:

  1. Jojo, siempre me ha gustado.
    Tienes un muy buen potencial, sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Holaa :D Vi tu comentario jeje
    Pues la historia parece estar interesante jeje al menos este capitulo :D quien será ese hombre k la conoce?¿ :Ojjeje
    Acabo de terminar esta mañana la selectividad por lo k tengo un monton de blogs por leer y tardaré bastante en poder leerme tu historia entera -.-" sorry :P
    Pero me pasaré de vez en cuando a leer :D
    Muchos besotes y cuidate!! Espero k mi historia te entretenga y no te decepcione (>.<)

    ResponderEliminar