viernes, 19 de agosto de 2011

cap 6: "no aceptes nada"


¿Nunca han dormido en un lugar extraño, y al despertar sientes por unos pocos segundos que estás en tu cama? Pues eso es lo que sintió Sophie antes de abrir los ojos, pero poco a poco se dio cuenta de que estaba sobre una superficie mucho más dura, estiró los brazos y toco cabello.....pero no el suyo.
-cuidado que me arrancas el pelo-dijo Joshua junto a ella.
Sophie abrió los ojos de golpe, y al verlo soltó un grito ahogado y se hizo para atrás instintivamente.
-¿te asuste?- preguntó él.
- no, es que yo... solo olvide.....no importa necesito aire.
Sophie salió de la tienda como pudo, el suelo estaba húmedo por la lluvia, las hojas de los árboles aun tenían gotas sobre ellas u una ligera niebla flotaba entre los troncos. Joshua salió tras ella.
-nunca lo menciones- le dijo Sophie.
-¿por qué tanto escándalo? no podías dormir afuera, te habrías congelado.
Ella se quedó callada un momento.
-¿entonces qué hacemos?
-bueno- empezó Joshua- ya que tienes la demente idea de buscar a "el brujo", tendremos que buscar información.
-información?
-si-  Joshua esbozó una sonrisa de medio lado- y ya se a quienes vamos a recurrir...


   
Sophie no podía creer lo que veía, entre las ramas de arbusto en el que estaba escondida se podía ver un árbol gigantesco, las ramos se entrelazaban de maneras imposibles y parecían llegar al cielo, el tronco era más grueso que una casa, firme e imponente. Alrededor, miles de lucecillas  volaban, de todos los colores posibles, una dulce música salía de la nada e inundaba sus oídos. Una sensación de inmensa paz y seguridad recorría su cuerpo, era el lugar más hermoso que hubiera visto.
- es hermoso- murmuro- ¿ellas nos ayudaran?
- si bastante, pero antes de acercarnos- Joshua tomó a Sophie por los hombros para atraer toda su atención- tengo ciertas reglas.
- a que te refieres?
- veras, las hadas se ven dulces e inofensivas pero resulta que no lo son, quédate  detrás de mi, no aceptes nada que ellas te ofrezcan y si una se acerca a ti y empieza a cantar, tápate los oídos lo más pronto que
puedas ya que su canto hipnotiza. En resumen ten cuidado.
- lo tendré, no te preocupes.
El la miró de arriba abajo y con un suspiro empezó a caminar, Sophie apenas veía donde pisaba pero en muy poco llegaron a las enormes raíces.
- quédate callada y muy quieta - murmuró Joshua mientras se sentaba en una de las raíces más cercanas.
Sophie lo imitó. Las hadas se alejaron al principio, dudosas, pero poco a poco se fueron acercando, Sophie se sentía como en un sueño. Un hada se posó en el hombro de Joshua, él le murmuró algo pero el hada solo salió volando.
- ¿cómo se comunican las hadas?- Sophie enserio tenia curiosidad- ¿qué lenguaje hablan?
- es difícil de explicar...ellas entienden a todos y todos les entienden a ellas, no hablan ninguna lengua en especial, ni siquiera hablan creo, solo se dan a entender en tu cabeza.
Antes de seguir, un par de hadas llegaron junto a él y Sophie se sorprendió mucho al notar que de repente no podía escuchar lo que Joshua hablaba con ellas.
Un hada se posó en su rodilla.
-hola- dijo Sophie, algo cohibida.
-¿quieres?-la dulce voz resonó en su cabeza mientras el hada levantaba la mano, tenía una mora en ella pero su mano era tan pequeña que la mora parecía una sandia.
-ammm claro gracias- Sophie tomó la mora sin apartar la vista de la pequeña criatura, era increíble. Estaba a punto de comerse la mora cuando Joshua la detuvo.
- qué estás haciendo?- le preguntó, la había agarrado por la muñeca- te dije que no aceptaras nada que ellas te dieran.
Sophie pareció despertar.
- pero ¿por qué?
 Joshua miró a las hadas antes de responder, ellas lo saludaban y guiñaban sus pequeños ojos. Sophie alzó una ceja. Joshua suspiró y se levantó mientras se despedía.
- vámonos- le dijo a Sophie.
Ella seguia confundida y molesta así que cuando dejaron el árbol atras ella preguntó:
- por qué no me dejaste comerme la mora?
- no te das cunta que podia estar envenenada o con alguna poción o algo- Joshua hablaba calmada mente pero se notaba que estaba molesto-te dije que ellas no son los ángeles que parecen. si te comías eso realmente lo hubieras lamentado.
- lo lamento- repuso ella, tambien enojada.
-solo vámonos
- ¿averiguaste algo interesante?
- no mucho- se quejó Joshua- las hadas adoran complicarte las cosas hablando en clave, solo me dijeron " una cueva tambien es una guarida."
- tiene sentido
- lo tiene?
-si- dijo Sophie, feliz de aportar algo- seguro que está escondido en las cuevas de la montaña Elrast, corren muchos rumores sobre esas cuevas.
- pero antes- interrumpió Joshua- necesitamos más víveres, un hada me menciono que los mercaderes tienen su campamento cerca...
-¿mercaderes del bosque? ¿ no son los vendedores ilegales?
- comida es comida y es más barato.
- casí no tengo dinero- murmuro ella.
Joshua sonrió enigmáticamente antes de contestar.
- pero yo si.


1 comentario: