viernes, 19 de agosto de 2011

cap 4: ayuda inesperada


Se quedó congelada, no podía moverse del miedo ¿que seguiría ahora? su mente iba a toda velocidad, ¿tenía que correr? ¿Quedarse donde estaba? no lo sabía, pensó en sus padres, las huellas que había visto en el lodo, por su mente se cruzó la idea de los cadáveres de sus padres, lo borró rápidamente de sus pensamientos.
Se dio vuelta poco a poco, temiendo ver detrás de ella una horrible bestía, pero no había nada y eso la desconcertó completamente, el gruñido se había oido tan cerca.......y se volvió a ir, esta vez más a su derecha, detras de los árboles y matorrales que cercaban el claro, le pareció oír algo más así que avanzó un paso y olló otro gruñido junto a una voz.. una voz humana.
La curiosidad venció su miedo y se dirigió hacia los arbustos y delante de ella apareció una escena de lo más extraña:
lo primero que vio fue el monstruo, como no verlo, ella ya había pensado que debia ser muy grande para emitir semejante ruido, pero nunca se hubiera imaginado algo tan horrible, media unos siete metros y aunque el cuerpo tenia figura humanoide, estaba deforme y desproporcionado, la cabeza era como una mezcla de varios animales, solo había oído de criaturas así en los cuentos.
Junto al monstruo estaba un joven, no sería mayor de 20 años, empuñaba una espada tan larga como su brazo en dirección al monstruo tratando de herirlo. Ella se quedó allí, viendo como el joven luchaba por su vida, era bueno, se escurría entre las piernas de la bestia y lo atacaba una y otra vez. Sofia pensó en rodearlos y seguir su camino, en eso el muchacho logró herir de gravedad al monstruo en una pierna y salir corriendo, Sophie corrió en esa misma dirección.
Trató de tomar el rumbo más alejado de la bestia, corrió unos metros hasta que una espada salió de la nada y estuvo a tres milímetros de cortarle la nariz.
Estaba a punto de gritar cucando una mano le tapó la boca y en un segundo se encontraba contra el tronco de un árbol, tenia al joven muy cerca de ella, con una mano le tapaba la boca y con la otra sostenía la espada contra su cuello.
-si gritas estas muerta ¿entiendes? ambos lo estaremos- le dijo mientras quitaba la mano de la boca de Sophie.
-¿pero qué le sucede?- preguntó ella.
El simplemente se quedó callado y volvió a ver hacia los matorrales, donde el monstruo, aunque seguía gimiendo, ya se había levantado y movía la cabeza de un lado a otro.
-¿qué es esa cosa?- murmuro Sophie- ¿y qué está haciendo?
- es un ogro, y está tratando de olernos u oírnos así que cállate.
El siguió observando al ogro mientras ella lo observaba a él. Sus ojos eran de un color azul cielo muy hermoso que resaltaba gracias a su piel blanca y su cabello negro.
- ya - dijo él- ya se está alejando.
-¿quién es usted?- le preguntó Sophie, su tía le había enseñado a tratar a todos con respeto incluso a canallas como el que tenía enfrente.
- soy Joshua, y no me trates con tanto respeto que me hace sentir viejo.
- está bien entonces ¡¿PODRÍAS SOLTARME?!!!!!!!
En el bosque se oyó un gruñido que traslucía victoria.
-mira lo que has hecho!!!- le dijo Joshua y salió corriendo jalándola con él.
Ella se soltó.
- no me voy a ir con un extraño.
- por mi mejor, si no quieres mi ayuda..- empezó él- no estaré de niñera, quédate aquí y procura que te coma lentamente, así tendré más tiempo para escapar.
Con este agradable pensamiento corrió entre los árboles.
Ella volvió a ver como el monstruo estaba cada vez más cerca, se quedo parada un segundo.... y corrió tras Joshua.

1 comentario: