sábado, 26 de noviembre de 2011

Gane un concurso!!!

Hace poco Lu, del blog Fire Girl hizo un concurso, para participar se tenia q envia un historia de maximo 10 pags... y la mia GANÓ!!!!
estoy muy feliz pues es el el primer concurso q participo y gane, asi q MUCHAS GRACIAS A LU.
Aqui esta la historia.


El Encanto



  • Matame- exclamó Anya con la voz ahogada por el cojín que apretaba contra su cabeza.
  • sabes que no hare eso-Le contestó Lea con su voz siempre dulce, incluso en esas situaciones.
  • Entonces matalo a el!!!!
    Ambas chicas, cada una acostada en un mullido sillón verde de la pequeña sala, volvieron a ver al pequeño niño que jugaba con su piano de juguete, reventando los oidos de ambas adolecentes.
    Anya volvió a gemir con desesperacion.
  • Piensa en el dinero- la animó Lea.
    Anya trataba de aguantar, pero aun no enendia como ella y Lea habian terminado cuidando niños en sus vacaciones
  • ¿Como lo aguantas?
  • Nos imagino a ambas comprando el auto de nuestros sueños.
    AH claro, el auto. Esa era la razon de que ambas estuvieran allí.
  • Aunto dojo, auto dojo- empezó a balbucear el niño apartando el piano.
  • !!Ay Lea ya va otra vez!!
    Toda la mañana el niño les habia pedido un carrito rojo que ninguna pudo encontrar, solo se calló cuando le dieron el piano.
    Anya suspiró y se levantó del sofá, tomando al niño en brazos, la verdad es que era precioso con sus rizos y mejillas rojas, pero exasperante tambien.
  • Auto dojo, aunto dojo !AUNTO DOJO!
  • Shhh no hay auto- Anya trató de acercarle el piano- callate por favor!! Lea ayudame!
  • Ah no, este es tu turno.
    Mas llanto.
Anya comenzó a desesperarce de verdad, agarró bruscamente al niño y lo puso a la altura de sus
ojos, para que el los viera fijamente.
-Escuchame mocoso, te vas a callar y sentar como un niño bueno hasta que tu madre llegue ¿entendiste?
Algu pareció cambiar en la mirada del niño, perdiendose en los oscuros ojos de Anya, cerró la boca y se quedó inmovil, respirando lenta y silenciosamente.
-Hey como lograste eso?- preguntó Lea
-No tengo idea- murmuró Anya y dejó de nuevo al niño en el suelo.
Donde permaneció, el silencio, hasta la llegada de su madre.
...


Anya y Lea eran como el hielo y el fuego, tanto en apariencia como en personalidad.
La primera era rebelde y expresiva, tenia media docena de piercigs repartidos por toda la cara y su cabello habia exprerimentado miles de tintes, el actual era negro, como todo lo que llevaba puesto.
Lea por otro lado era timida, dulce, paciente. Siempre de jeans y camiseta, era lindisima con sus ojos verdes y sus rizos castaños pero no se daba cuenta, en cambio todos a su alrededor si lo hacian.
Y eso la incomodaba.
  • ya no quiero ir al centro comercial-le comentó Anya al salir de la casa del niño que cuidaban.
  • Porque no?
  • Es que... siento que todo el mundo nos mira.
      Y no era mentira, cualquiera que pasara a su alrededor contemplaba al estraño par, eso habia comenzado unos años atrás para Lea, incluso en la escuela todas las miradas la seguian. Ademas siempre era de las mas populares, aunque nunca lo habia buscado.
    • Por supuesto que si- exclamó Anya- hoy nos vemos preciosas ¿ no crees? Las ojeras que nos quedan despues de cuidar esos chiquillos agregan dramatismo a nuetros rostros.
    • A ti te queda bien, yo parezcon un zombie.
    • Vamos animate!, vamos por un helado.
      Lea aceptó sintiendo cientos de ojos posarse en ella al pasar, como lo habian hecho casi toda su vida.
    • Ya llegue!!- anunció Anya mientras entraba a su casa, esperando con ansias tirarse a su cama y escuchar musica.- mama!!! papa!!
      Los encontro en el comedor, cenando algo de frutas.
    • ¿como te fue hija?- le pregutó su madre observandola de arriba a abajo, aun no se tragaba lo del look gótico, pero Anya los habia convencido, siempre los convencia.
    • Bien, el niño fue dificil pero nos pagan bien.
    • Me alegro.
      Ambos se estaban comportando raro, notó Anya, apenas la miraban, ello eran personas alegres, incluso solian vestirse con colores vivos y por eso a Anya le divertia ser gotica.
      Pero esa noche no parecian ellos, Anya decidió irse a su cuarto de una vez.
    • Tenemos una sorpresa para ti- soltó su padre de repente, con voz monotona, no calida y amable como simpre.
    • Una sorpresa?
    • ¡te vas de campamento!
    • Perdon?- Anya abrió los ojos e par en par, procesando la bomba que entrava por sus oidos. Nunca habia sido chica de la naturaleza, le gustaba, pero estar un mes alli... para nada.
    • ¿No es maravilloso?- parecia que su madre trataba de sonreir, pero la emprecion vacia segui allí y Anya comenzó a alarmarse.
    • ¿ por qué se les ocurrió asi de repente?
    • No es importante- respondió su padre , cortante- te vas mañana.
    • ¿mañana? Deben estar bromeando, no he preparado nada, tengo muchas madre que me piden que cuide a sus hijos, no puedo ir, ademas Lea...
      Y de repente su padre se levantó, parecia furioso.
    • Vas a ir jovencita quieras o no.
      Anya se quedó estupefacta, nunca se habia puesto asi por una cosa como un campamento, pero decidio que seria mejor no discutir y empezar a empacar.
    • Bien
      Al encaminarse a su cuarto se detuvo, volviendose ligeramente hacia el comedor.
    • ¿Siquiera me diran el nombre de dichoso campamento?
      Sus padres la miraron fijamente antes de responder a unisono.
    • El Encantado..




¿”El Encantado”? ¿qué clase de ridículo nombre era ese? Se preguntaba Anya mientra metia ropa a montones en la maleta. Camisetas negras con logos de grupos de rock, pantalones morados, leggins rotas, botas, chaquetas, etc.
Al terminar puso la maleta junto a la cama y se tiró boca arriba sobre el cubrecama morado.
“El Encantado. Ridiculo”
Miró un rato la paredes de su cuarto, ella misma lo habia decorado y estaba orgullosa, sobre todo del hermoso gato negro que habia pintado con acrílicos en la pared junto a la ventana.
Tomó su Ipod, tarareando Sweet Sacrifice de Evanence e imaginando diferentes maneras de conocer a Ian Somerhalder.
Despues de un rato se aburrió y llamó a Lea.
-hola? - la voz de Lea sonaba canzada, como si estuviera haciendo alun esfuerzo.
  • estas ocupada?
  • Algo, estoy tratando de bajar una maleta que esta en lo mas alto de mi armario.
  • Una maleta para qué?- Anya frunció el seño, extrañada.
  • Bueno es que.., mira lo siento pero ya no podre seguir cuidando niños, mis padres decidieron de repente que...
  • te vas de campamento!!- interrumpió Anya incorporandose rapidamente.
  • ¿ cómo lo supiste?- Anya casi podia imaginar a Lea viendo extrañada el celular
  • Mis padres acaban de anunciarme lo mismo tambien, acabo de terminar mi maleta.
  • Se habran puesto de acuerdo?
  • Tal vez, ¿ te vas mañana?
  • Sip, al “Encantado” por favor dime que es el mismo al que te envian.
    Anya puso los ojos en blanco.
  • Si a ese mismo, ridiculo nombre ¿no crees?
  • A mi me suena bonito
  • a ti todo te suena bonito- Anya sonrió, si Lea iba, el verano no podia ser malo.- nos vemos mañana.
  • Nos vemos, buenas noches.
    Anya colgó y volvió a ponerse los audífonos, imaginando que case de lugar seria“ El Encantado”
    Sus padres siguieron raros todo el camino, y mientras mas se alejaban de la ciudad, mas se preguntaba Anya que tal lejos estaria el campamento, tenia sus dudas acerca de él, ya que en la noche lo habia buscado en Google y no habia encontrado ningun resultado ¿qué clase de campamento no tiene página web?
  • ¿cuánto falta?- preguntó, pero no obtuvo respuesta.Volvió a preguntar :sin respuesta.
    Anya se encogió en el asiento y jugueteó con su cabello, cuando de repende el aunto se detuvo en medio de la nada.
  • Llegamos. - anunció su padre.
  • ¿Aquí? Aquí no hay nada- se quejó Anya mirando por las ventana del auto el extenso campo vacio que se extendia a ambos lados de la carretera.
  • Llegamos- repitieron ambos padres.
  • Hey ya parenle con esa actitud me asustan!
    Y antes de darse cuenta su padre la habia sacado le auto, su madre sacado la maleta y ambos se alejaban mientras el auto dejaba una rastro de polvo en las narices de Anya.
  • Pero qué demo...?
    Se sentó en su maleta, furiosa, pero tambien confundida y algo asustada. Tratando de localizar alguna señal de población humana, pero nada.
    El Sol se alzaba en lo mas alto del cielo y Anya sentia su chaqueta de cuero y su cabello calentandose, al no aguantar mas se quitó la chaqueta.
    El motor de un auntó se hizo oir por encima del cantar e los pájaros y Anya reconoció el auto de la familia de Lea, estacionandose frente a ella. Trató de grita algo pero al solo abrir la boca Lea era arrojada del aunto junto con su maleta y ambas vieron el auto perderse en los campos.
  • Lea!! ¿estas bien?
    La chica se levantó mirando a su alrededor, visiblemente confundida, llena de preocupacion.
  • ¿dónde estamos? ¿y el campamento?
  • Ni idea.
    Ambas chicas se miraron preocupadas, pensaban lo mismo, Lea fue la primera en soltarlo.
  • ¡Mis padres actuaban tan raro!
  • Los mios tambien- Anya le pusó una mano en el hombro y volviendose a poner la chaqueta- pero vamos, tenemos que regresar a la cuidad.
    Lea la miro preocupada ¿cuántas haras habian sido de viaje? ¿seis, siete?. Nunca llegarian solas, sin agua y comida.
  • Esto es un mierda- rugió Anya tratando de tomar su maleta, que parecia hervir.
  • Un auto- dijo Lea soltando un gritito de esperanza, señalando por detras de Anya.- viene hacia acá.
  • Pero no de la cuidad- murmuró Anya, ella desconfiaba.
  • Puede que vaya para allá.
  • Talves, o talves no.
    Las dos se hicieron a un lado para admirar a BMW que se estacionaba frente a ella,impresionante si, pero lo que las dejó con la boca abierta fue la persona que se bajó del auto.
  • Hola- saludó el chico con una sonrisa y por un momento Lea se olvidó de respirar.
    Alto, esbelto, de cabello negro y ojos grises, con esa sonrisa...
    Anya se sintió repelida de imnediato “ demasiado perfecto, y ese auto... debe ser un engreido”
  • Lea y Anya- preguntó él visiblemente divertido por sus reacciones- son ustedes?
  • ¿quién eres y qué quieres?- preguntó Anya hoscamente.
  • Yo soy Adam ¿son ustedes Lea y Anya?
  • ¿para que quieres saber?- mumuró la primera.
    Adam las estudió ambas, deteniendose mas tiempo del necesario en Lea.
  • Pues yo vengo del campamento “El Encantado”, vengo a recogerlas- hizo una pausa inclinandose hacia la chica de ojos verdes- pero el encantado soy yo de conocerte ¿tu eres...Lea?
    La pobre asintió, totalmente roja.
    Anya soltó un bufido, tipico de Lea creerse esos cumplidos, ella siempre recordaba la voz de su madre “desconfia de los chicos guapos y halagadores”
    Adam se volteó hacia ella.
  • Tu debes ser Anya.
  • An-i-a – lo corrigió ella.
  • Perdon?
  • Se pronuncia asi, no Anlla. An-i-a.
    La expreción de Adam ya no era tan alegre pero trató de parecer interesado, Anya le dio algo de crédito por eso.
  • Bueno Anya ¿van a venir o no?- el chico lo lanzó una mirada a Lea.
    Anya tomó a su amiga del brazo.
  • No podemos irnos con él, es un completo desconocido.
  • Viene del campamento..
  • eso puede decirlo cualquiera..
  • sabe nuestros nombres y que buscabamos el campamento...
  • hoy con internet todo se puede, ademas buscabamos regresar...
  • chicas sigo aquí!!!- intervino Adam- les juro que no les hare daño, vengo del campamento, pueden estar tranquilas- miró a Anya directo los ojos- vengan conmigo...
  • no
    ¿fue imaginación de Anya o él pareció realmente sorprendido por su negativa, como si esperara un si definitivo..?
  • vengan conmigo- repitió, esta vez mirando a Lea.
    Ella asintió.
  • Vamos Any... yo confío en él
    Anya lo miró fijamente, algo no estaba bien en él.Era muy atractivo, pero no le gustaba su mirada. Volvió la vista a Lea, no siempre era la más valiente, tampoco era tonta, ¿por qué de repente queria cometer tal estipidez? Que el chico fuera guapo no era suficiente, ¿ir o no ir?
    Supiró lentamente, si Lea iba, también lo haría ella.
  • Esta bien, vamos.
    Adam subió las maletas en el baúl, en eso Anya cayó en la cuenta de que el auto solo tenía dos asientos, puso los ojos en blanco “BMW tenia que ser”
  • solo hay dos asientos- dijo primero Lea.
    Adam se encogió de hombros.
  • Una de ustedes que se siente sobre la otra.
    Emprendieron el viaje, Anya sentada en las piernas de Lea que era mas alta y un poco menos delgada, a veces ella se quejaba de sus curvas y Anya le decia cuantas chicas moririan por tenerlas.
  • Podrias subirle al aire acondicionado- suplicó Lea
  • ¿cómo se te ocurre traer un descapotado con semejante sol?- preguntó Anya
  • pues el el unico auto que tengo- respondió Adam bastante molesto.
    La carretera seguia, el paisaje igual, aunque se observabam mas árboles, poco a poco el campo se fue convirtiendo en algo mas parecido a un bosque, aunque Anya ya no sabia a cuantas horas estaban de la ciudad, y estaba aburrida, Adam habia tratado de hacer conversación con Lea, pero no tenian mucho en común, además, ella ya casi no aguantaba a Anya sobre sus piernas.
  • ¿podrias parar un momento?- preguntó.
  • Ahora te cagro yo mejor- ofreció Anya, e hicieron el cambio rapidamente para seguir su camino.
    Otra media hora pasó y la chicas empezaron a preocuparse.
  • ¿planeas quedarte en el pais?- preguntó Anya con sorna.
  • Si, ya casi llegamos.
  • ¿sirve el radio esta carcacha?
    Adam la miró ofendido,la chica acababa de llamar carcacha a su auto, pero no dijo nada, solo encendió el radio.
    La canción Highway to Hell de ACDC empezó a sonar y Anya subió el volumen, riendose para si misma, Adam lo notó.
  • ¿qué es lo que te parece tan gracioso?
  • Oh no- murmuró Lea sabiendo que su amiga diria algo grosero.
  • La canción- respondió Anya, sonriendo, y finjiendo tocar la bateria en la espalda de Lea- me parece describe muy bien nuestra situación.
  • Pues no, no vamos al infierno- dijo Adam suspirando y dandole una brusca vuelta al volante, se adentraron en un camino de tierra que se adentraba en el bosque.
    Unos minutos después, llegaron al campamento.
    Era bastante parecido a como Lea se lo habia imaginado, una tabla gigante de madera colocada en la entrada era donde estaba pintado el nombre “El Encantado”, habia pocas cabañas, unas doce, y tampoco se veia mucha gente por allí. Nadie pareció sorprendido de ver el Bmw entrar y estacionarse frente a la la cabaña mas grande, o mejor dicho inmensa, como cuatro cabañas en una.
  • Bueno chicas- dijo Adam, sonriendo- bienvenidas al campamento.
  • Te dije que confiaramos en él- murmuró Lea, mientras se bajaban- gracias
  • ya, ya, no alimentes su ego- a Anya aun no le caia bien y dudaba que lo hiciera alguna vez.
    Ambas admiraron el paisaje un momento, gracias a los árboles el clima era muy agradable, y tambien gracias a que casi oscurecia. Pero Lea estaba contenta ¿qué hay más bello que un atardecer?. Miró a Anya, ella seguia preocupada y no disfrutaba de la naturaleza, en cambio seguia haciendo preguntas.
  • ¿bajamos el equipaje?
  • Primero deben hablar con la directora del campamento, despues pueden decidir si quieren quedarse o no- explicó Adam- así que seria mejor que no sacaramos aun el equipaje del baúl.
  • ¿quedarse aquí es opcional? Porque yo...
  • Anya....- interrumpió Lea.
  • Ok, ok.
    Adam las guió dentro de la gran cabaña, Lea contó justamente cuatro puertas antes de llegar al despacho de la directora. Adam ni siquiera tocó, entró así nomás.
  • Buenas tardes- saludó- aquí traigo a Lea y Anya como me lo pidieron.
    Detras del decorado escritorio de madera se sentaba una mujer pelirroja, que de seguro rondaba por lo cuarenta años, de rostro amable, nariz refinada y ojos café. Detras de ella, en la pared, se encontraba colgado un diploma, Lea pudo leer su nombre :Jean Collins.
  • Hola chicas- dijo Jean con una alentadora sonrisa- me alegra que llegaran.
  • Mmm si bueno- empezó Anya- el viaje no fue muy...placentero.
    Adam la miró entrecerrando los ojos y tocandose el pecho, fingiendo estar ofendido.
  • Lamento oir eso- siguió Jean- pero ahora que estan aquí debemos discutir algo importante, algo que podria cambiarles la vida.
    Ambas chicas cruzaron miradas, Lea no sabia que pensar, la repentina confianza que la habia hecho querer ir con Adam la habia avandonado, y ahora que lo analizaba ¿en qué habia estado pensando?
  • A que se refiere?- preguntó Anya.
  • Ustedes son especiales chicas- empezó Jean lentamente, esperando su reacción.
  • ¿en que sentido?
  • Les ahorrare toda la platica- la voz de Jean era mas firme ahora- ustedes dos tienen el encanto.
    Anya soltó un carcajada.
  • ¿qué es el encanto?- Preguntó Lea
    Jean tomo aire antes de esplicarles, Lea sentia la mirada de Adam sobre ellas, tambien esperando reacciones.
  • Todos las admiran, son populares, consiguen facilmente lo que quieren, las miradas siempre caen sobre ustedes condo van a algun lugar ¿me equivoco?
  • Bueno ...no- adimitió Lea.
  • Yo no soy asi- dijo Anya.- asi es la gente con Lea pero no conmigo.
  • ¿y por qué sera?- mumrmuró Adam.
    Anya le lanzó una mirada envenenada mientras Jean la miraba a ella.
  • Tal vez no eres popular, ni le caes bien a todo el mundo, pero, te tienen miedo algunos y siempre consigues lo que quieres.
    Anya no supo que decir, ya que en efecto,era cierto. Jean continuó:
  • Eso es el encanto, la mayoria de artistas, esas chicas populares en el colegio, los jefes exitosos y que no son odiados por sus empleados...tienen el encanto. No es algo malo, pero algunas personas son mas poderosas que otras, la mayoria solo le caen bien a todos, son encantadores y admirados, pero hay otras personas que son capazes de influir en los pensamientos y en acciones de la gente normal, incluso sin querer. Este campamento es algo asi como una guia para estas personas, y es voluntario, pueden venir un verano, o varios, o ninguno si no quieres nada con nosotros. Si quieren irse o quedarse solo diganlo ahora, Adam puede llevarlas de regreso a casa.
    Ambas chicas no sabian que hacer, a Lea todo lo le parecia una locura, esa gente estaba loca, incluso Adam que parecia dar por veridica cada palabra. Miró a Anya, su rostro estaba inexpresivo, lo que significaba que libraba una lucha dentro de su cabeza.
  • Bueno- soltó de repente, y para sorpresa de Lea, sonreia- ¿cuál es mi cabaña?
  • Estas loca!!! todo esto es un disparate.
  • Vamos Lea- Anya miró la sincera expreción de Jean- ¿de verdad piensas que esto es mentira? Tiene sentido, ademas el campamento se llama El Encantado, lo que prueba tanto su falta de imaginación como que dicen la verdad.
  • ¿como es que te lo crees tan rápido?
  • ¿entonces no te quedas?
  • Yo no.
    Adam y Jean meiraban a ambas, no sabiendo si interferir o no.
  • Pues yo si.
  • Vamos Anya entra en razón, ellos dicen poder controlar a la gente...
    pero Anya dejo de escuchar en el acto, callendo en la cuenta de que...
  • ustedes encantaron o como sea a nuestros padres ¿no es asi?- miró a Jean, ya no confiando tanto en ella. - lo hicieron para traernos aquí.
    Jean asintió lentamente.
  • Yo lo hice- dijo de repente Adam y Anya se volteó hacia el- yo fui quien lo hizo.
    Anya, cerró los ojos, esas personas le habian hecho algo a sus padres, y aun asi ella seguia queriendo quedarse, y era porque sabia la verdad: ella podia controlar gente, lo habia hecho con aquel bebe sin darse cuenta y solo Dios sabe cuantas otras veces.
  • Vamonos de aquí- suplicó Lea.
  • No, lo siento Lea, pero me quedo.
    Lea la miró un momneto como si no la reconociera, pero despues asintió.
  • Esta bien
  • Adam lleva a Lea con el grupo que regresa a su casa, Thomas los llevará en un autobus que rentamos, despues lleva la maleta de Anya a la cabaña seis. Anya quedate un momento quiero hablar contigo.
    Todos asintieron.
    - Adios amiga mia- murmuró Anya abrazando a Lea con fuerza.
  • Nos veremos cunado termine el verano- Lea estaba a punto de llorar.
    Ambas se abrazaron otra vez, ninguna trató de disuadir a la otra de sus deciciones, no serviria para nada. Anya trató de no llorar al ver como Adam se llebava a su amiga, y antes de que la puerta se cerrara detras de ellos Anya pudo oir al chico tratando de hablar con Lea.
  • Bueno Anya- empezó Jean apoyando sus manos sobre el escritorio- me alegra que decidieras quedarte, que tu aceptaras estar aquí era, en realidad, mas importante que Lea se quedara porque tu...
  • porque yo si puedo controlar a la gente.Lo sé.
    Jean pareció levemente sorprendida, pero no lo comentó.
  • Bueno entonces solo te diré que es algo muy raro, por lo tanto tu no tendras la misma orientación que los demas, si no que tendras un tutor privado.
    Anya estaba a punto de preguntar quien cuando la puerta se abrió, y al voltearse se encontró con una pareja joven, ambos no podian pasar de los 28. El hombre miró a Anya sorprendido y despues se dirigió a Jean.
  • Lo siento no sabiamos que tenia vistitas, solo veniamos a perguntar si la reunion de hoy a las cinco sigue en pie.- cuando el joven habló, la boca de Anya se abrió hasta dolerle, era la voz mas hermosa que habia escuchado en toda su vida, dulce, grave, no podia definirla, pero le hubiera gustado escucharla el resto de su vida.
  • Asi es- le contestó Jean, ellos asintieron y se retiraron, dedicandole un pequeño saludo a Anya.
  • ¿quienes eran?- preguntó, aunque el que le interesaba era él, o mejor dicho, su voz.
  • Son los dos tutores generales, Camila se encarga de los chicos y Robert de las chicas.
  • Su voz...
  • Eso era algo que tambien queria explicarte- Jean se levantó, era mas alta de lo queAnya imaginaba, e hizo una seña para que ambas salieran de la oficina- las personas cuyo encanto puede controlar a otras... la hacen al mirar a alguien lo ojos, mandan con la mirada, pero hay otro tipo de encanto, mas sutil, y es el de la voz, ellos no pueden mandar tanto como los que ocupan su mirada, pero al hablar pueden meter facilmente ideas en la cabeza e la otra persona, son unos excelentes profesores pero claro, debemos saber que son de confianza por que si no...
  • podrian meterle cosas malas en la cabeza a todo el alumnado- completó Anya, siguiendo el hilo.
  • Exactamente, ahora- Jaen le dedicó una amplia sonrisa mientras salian de la cabaña gigante, o cabaña principal como decidió decir Anya- ve a tu cabaña, es la seis, o si quieres conoce un poco el campamento. Tu tutor te explicara mas cosas mañana.
  • Gracias- le dijo Anya y decidió pasearse un poco por el lugar, habia catorce cabañas en total, y de repente, cerca de la numero uno, observó un pequeño autobus que se preparaba para partir con unas once personas adentro.
    Anya corrió, esperando llegar a tiempo para despedirse otra vez de Lea, pero para cuando llegó el vehículo ya habia avanzado varios metros.
  • Oh mierda!
  • Pero que vocavulario!!- exclamó alguién detras de ella. Adam.
  • ¿qué haces aquí?- preguntó ella volteando.
  • Me despedia de Lea- dijo sonriendo, pero Anya notó que sus ojos grises estaba tristes.
  • Ella no quiso salir contigo ¿verdad?- no pudo evitar reirse- eso debe dolerte mucho.
    Adam la miró con picardia, una buena idea cruzando por su mente.
  • Yo que tu me morderia la lengua, no quiesiera enojar a mi tutor, ya que él puede ordenarte lo que quiera, y hacerte la vida, realmente imposible.
    Anya perdió la sonrisa en el acto.
  • ¿QUE TU QUÉ?
  • Asi es, yo soy el unico con el mismo don que tu, la diferencia es que lo he usado por años, gracias a Jean, ella lo tenia tambien por cieto, pero fue perdiendolo con el tiempo.
    Anya no salia de su asombro.
  • Mañana, hay una pequeña sona para dias de campo de la cabaña principal, te veo allí a las nueve a.m, en punto ¿entendiste?- le dedicó a la chica un pequeño guiñó y se dirigió a la cabaña principal, dejando a Anya arrepentida de abrir la boca.
    Anya se despertó a las 8:30,lo cual implicaba arreglarse en media hora, hubiera podido hacerlo, si no hubiera sido por las otras cuatro chicas en la cabaña que tambien querian el baño.
    Any no habia hablado con ellas, aun, planeaba hacerlo poco a poco, ya que ninguna de ellas tenian un estilo parecido al suyo.
    Tomando en cuenta que se despsitó un poco en el camino, llegó a la cita a las 9:36, en punto.
    Adam la esperaba, tumbado en el cesped con unos lentes de sol puestos, unos jeans y una camiseta negra, se veia atractivo, mucho. Pero Anya desidió ignorarlo.
  • Mmmm hola?
  • Hola!- la saludó el quitandose los lentes y indicandole que se sentara junto a él.
    Anya lo hizo, y el solo siguió recostado sin hacer o decir nada.
  • No me diras “llegas tarde” o algo asi?
  • ¿para qué? Si es obio. Ya lo sabes y no necesito descirtelo.
    Anya meditó un rato la respuesta, y esperando que el dijera algo mas.
  • ¿Asi son todas tu clases?
  • La mayoria.
  • ¿vas a comenzar a enseñarme algo o me puedo ir?
    El sonrió, aun con los ojos cerrados.
  • Entonces te interesa?
  • Por supuesto que si.
  • Bien- se sentó, con un asonrisa aun mas grande- ahora que se que te importa empezare con lo básico. ¿ qué es lo que Jean te explico?
  • Basicamente que yo puedo ordenarle cualquier cosa a las personas al verlos a los ojos, que es un don muy raro, y que tan bien hay otros que lo hacen mediante su voz.
  • Exelente- Anya se preguntó que lo tendria de tan buen humor, pero viendolo bien, le caia mejor asi que tratando de coquetear con Lea, tal vez el estaba feliz de encontrar a alguien mas con su talento- algo que de seguro no te explicó es que nosotros, y los que ocupan su voz son los unicos que podemos encantar a las personas que tienen su propio encanto, por ejemplo a todos los de este campamento, pero no entre nosotros asi que realmento no puedo obligarte a hacer nada ni tu a mi. Lo mismo con Camila y Robert.
  • ¿y ellos a nosotros?- se interesó Anya recordando la voz de Robert.
  • Un poco, pero no influyen tanto como en los demas.
    “wow los demas deben quedar hipnotizados”
  • puedo preguntarte algo?- dijo ella inseguramente.
  • Claro- la animó Adam, definitivamente, ese dia le agradaba mucho mas, por un momento se pregunto si él la estaria encantando, pero recordó que no podia y siguió adelante con su pregunta.
  • Por qué si yo tengo un Encanto tan fuerte... no soy tan... bueno... encantadora como las otras chicas, y chicos, que he visto por aquí.?- estuvo apunto de añadirlo a él en el ejemplo pero se contuvo, no queria que el volviera a creerse superior.
  • En cada persona es diferente, como Jean dijo, tal vez no le caigas bien a todos, pero te admiran.
    Anya pusó los ojos en blanco pero se sentia halagada.
  • Lo digo en serio- Adam se acercó, parecia que trataba de no reirse- y no olvides... que tus ojos son tu arma mas poderosa.
    Anya soltó una carcajada.
  • Eso suena a cliché- le dijo aun riendo.
  • Lo se,- murmuró el, no podiendo contener mas la sonrisa.
    Los dias pasaron rapidamente, antes de que Anya se diera cuenta ya solo le quedaba semana y media en el campamento El Encantado, pero no era eso lo que mas le preocupaba, si no la manera en que Adam se volvia cada vez mas importante para ella, de repente se encontró ansiando los momentos para estar con el, cuando le hubo explicado todo lo necesario le informó que podia irse si queria, pero ella decidió quedarse, le gustaba el lugar, habia descubierto unos columpios detras de la cabaña destinada a los niños que iban al campamento, e iba allí de vez en cuanto, aunque tal vez no estuvieran hechos para su peso.
    Lo unico que no disfrutaba era esa presencia, a menudo sentia que la vigilaban, pero nunca habia logrado decir quien, incluso durante sus “no citas” con Adam se sentia asi.
    Anya habia se habia puesto a pensar que tan bien le caia Adam, si era posible que le gustara.
    Al final admitió lo obio, y se preguntó si Adam sentiria lo mismo, auque lo dudaba, ya que a él le habia gustado Lea primero, sin embargo un dia se armó de valor, mientras ambas estaban tirados sobre el césped, se atrevió a abordar el tema, empezando por las tangentes.
  • Adam
  • aja?
  • ¿por qué eras tan grosero conmigo cuando nos conocimos?
  • ¿qué yo era el grosero?- preguntó el levantando una ceja.
  • Si lo eras.
  • Dejame recordarte que tu empezaste a atacarme con tu hostilidad incluso antes de que yo dijera algo que no fuera “hola” y “¿son ustedes?”, si ahora me porto diferente contigo es porque tu eres ahora mas amable conmigo.
    Anya suspiró, si era cierto, ahora no lo culpaba por haberse defendido un poco. Volvió a suspirar, esperando que el valor no la abandonara.
  • ¿por eso te gustó mas Lea?
  • Tal vez- contestó él, algo sorprendido por la pregunta
  • y ¿ te gustaba mucho?- Anya cerró los ojos, no queria verle la cara.
  • Algo.
  • ¿Te dolio que te rechazara?
    La voz de Adam sonó mas brusca esta vez.
  • ¿por qué te interesa?
    Anya entro en pánico y dijo lo primero que se le ocurrió.
  • Tu no eras su tipo.- abrió los ojos, el la miraba con total confucion, incluso algo de irritación.
  • ¿qué estas diciendo? ¿cuál era su tipo?
  • No lo se, no tu.
  • No estaras incinuando que yo si soy tu tipo?- Adam de acercó, con una sonrisa picara que Anya quiso borrarle de una cachetada.
    Tampoco sabia que decir, asi que sin querer se puso a la defencida, diciendo cosas que no queria.
  • Mi tipo?¿tu? Para nada, no suelo salir con guapitos ricos engreidos.
    Adam la miró con los ojos como platos, pero tampoco se quedó callado
  • !Me alegro!!! pues no quisiera a una gótica antisocial babeando detras de mi.
    Las palabras hirieron a Anya hasta el alma, nada salió como ella queria, ambos eran tercos y se enojaban demasiado rápido, de seguro nunca serian una buena pareja.
    Asi que se levantó con dignidad, le lanzó Adam una mirada envenenada, y caminó hacia si cabaña, palaneando como perdirle a Jean poder a asisitir a las orientaciones con los demas o mejor que alguien aparte de Adam la llevara a su casa.
    Pero no llegó muy lejos.
    Estaba a cinco metros de la cabaña seis cuando Adam la alcanzó.
  • Mira Anya lo siento mucho!- le dijo tomandola del brazo.
  • Dejame! No quiero nada que ver contigo imbecil!
    Pero Adam no se inmutó, la soltó, pero siguió a su lado. Anya se calmó y desidio que mejor seria discutir ahora.
  • Te escucho
  • No quise decirlo, como se que tu tampoco quisiste decirme lo otro,¿ me equivoco?
    Anya negó con la cabeza.
  • Me disculpas?
  • Si ¿y tu a mi?
    Adam asintió y le dio la mano.
  • Amigos.
  • Amigos- repitió Anya, finjiendo una sonrisa... amigos.
    Anya desidió salir de su cabaña, para dar un paseo, le gustaba como se veia el campamento de noche.
    Al cerrar la puerta con el gran numero seis tras ella se dió cuenta de que alguién habia dejado una canasta en la entrada de la cabaña, se agachó a recogerla y se encontro con su nombre garabateado con fina caligrafia en la tarjeta, muy raro, pero no le importó al ver lo que la canasta contenia : chocolates
    se sentó para comerse varios chocoltes y leer la tarjeta:
    Querida Anya:
    de tu admirador secreto
    reunamonos mañana detras de la
    cabaña principal a las 5:00 p.m
  • admirador secreto?- por un momento pensó en Adam, pero ese no era su estilo, y despues vino a su mente aquella sensación de se observada “¿seria ese tal admirador?” se preguntó, pero no estaba segura, aquella sensación no era muy calida que se diga.
    Dejó la canasta escondida detras de unos arbustos y siguió con su paseo, se dirigió a los columpios detras de la cabaña tres, donde ya todos de seguro dormian.
    Se estuvo columpiando largo rato, tan alto como podia, la brisa moviento su cabello era deliciosa, desde pequeña habia amado comlumpiarse, era como volar...
  • bonita noche ¿verdad?
    Anya sonrió para si misma, feliz de que Adam estuviera detras de ella se inclinó para atrás, quedando practicamente acostada en el columpio, pudo ver a Adam de cabeza. El sonreia, pero Anya tuvo la impresion de que al verle la cara aguantó una carcajada.
  • Te caeras- le dijo
  • no lo hare- respondió Anya pero volvió a sentarse, meciendose mas fuerte.
  • Si ese columpio se cae será tu culpa, tuya, y de los chocolates que tienes en el estómago.
    Anya se quedó de piedra, trató de volver a verlo sin caerse, pero por poco lo hace.
  • ¿como sabes que comí chocolates? - su voz subia a cada sílaba- ¿eres mi admirador secreto?
    Adam no pudo mas y se hecho a reir
  • no sabia que tenias un adrmirador pero te aseguro que no soy yo
  • ¿ y como supiste entonces?
  • Porque tienes manchas de chocolate alrededor de toda la boca- rió él.
    “oh Dios que veguenza” Anya soltó una mano de la cadena y se la paso por la boca.
  • ¿ y qué hacias por aquí?- le preguntó a Adam cambiando de tema.
  • No podia dormir ¿ y tu?
  • Columpiarme me despeja la cabeza, me encanta.
    Adam no dijo nada, Anya se siguió columpiando sola un rato, despues planeo bajarse y dejó de darse impulso. Caundo el columpio estaba a punto de detenerse sintió las manos de Adam en su cintura, dandole impuslo, haciendola llegar tal alto y tan rapido que se le escapó un grito.
  • Lo siento no medí la fuerza- dijo él, volviendola a empujar esta vez mas suave- pero la verdad es que eres mas liviana de lo que pareces
  • gracias...creo.
    Siguieron en silencio un buen rato, Anya trataba de no concetrarse demasiado en las manos de Adam en su cintura, hasta que el volvió a hablar.
  • Con que ¿ un admirador?
  • No es nada
  • te regaló chocolates, eso es algo.
  • No se quien es, me citó en una tarjeta a verlo mañana pero...
  • ¿vas a ir? - preguntó Adam rapidamente, a Anya le agradó.
  • No lo sé, hoy estuve pensando en irme a casa, ahora que se como controlar bien el don, aunque la verdad no pienso usarlo para nad...
  • ¿irte a casa?- de repente las manos e Adam rodearon su cintura, deteniendo el columpio.
  • Solo lo pensaba, pero no te preocupes, ya no quiero irme.
    Adam dio la vuelta para quedar frente a ella.
  • Bien, no quiero que te vayas.
    Anya sonrió, viendolo a los ojos, estuvo a punto de pedirle un beso, a punto.
    Por suerte para ella, no necesitó hacerlo, porque Adam se inclinó poco a poco, mientras ella cerraba lo ojos, sintió sobre ellos la luz de la luna.
    Las 4:55 p.m, Anya sentia estar demasiado consiente de la hora, faltaban cinco minutos y aun no habia decidido si ir o no.
    Adam y ella rondaban cerca de la cabaña principal, y eso solo la ponia mas nerviosa.
  • Yo digo que vayas.- opinó Adam- conocelo y aclarele las cosas amablemente.
  • Aclarar las cosas amablemente no es mi fuerte- se quejó ella pero al final accedió y caminó hacia el lugar de encuentro.
    Los otros campistas iban de aquí para allá, pero la zona estaba muy sola para el gusto de Anya.
    Y al llegar, al ver a la persona que la estaba esperando, deseó con todas sus fuezas no haber ido
  • no puede ser- murmuró, no habia conocido a muchos chicos en el campamento pero EL era imposible, sin embargo alli estaba: Robert, el orientador con voz de ángel.
  • Hola!- le saludó energicamente.
  • ¿ tu eres mi admirador?- bueno, adios a la amabilidad.
  • Bueno yo....- pasó una mano por sus cabellos rubios, Anya adoraba su voz, pero el realmente no le gustaba, lo habia visto un par de veces por qui y por allá y nada que ver.
  • lo siento pero no puedo, eres mayor y un tutor - adios al tacto tambien- solo, olvidalo.
    Robert se vió triste, pero por algina razon a Anya no le pareció sincero.
  • Vendras el verano siguiente?- preguntó, pero esta vez su voz sonaba mas persuasiva, como si tratara de convencerla- quisiera ser tu tutor
  • por qué?
  • Para hablar de algunos temas que puedan interesarte, tal vez cambies de opinion sobre algunas cosas- su vos ya no sonaba tan dulce, era sofocante. Le dedicó a Anya un guiño y se fue.
    Anya se acordó entonces de la platica que habia tenido con Jean, “debes ser personas de confianza porque si no...podrian meterle cosas malas en la cabeza a todo el alumnado”
    Regresó junto a Adam aún al confundida. Por suerte el no habia logrado ver a Robert.
  • ¿que pasó? ¿tan rapido o no llegó?
  • No se presentó- mintió Anya.
  • Oh bueno, quizas es tímido- Adam se encogió e hombros- ¿vendras el próximo verano, no es necesario, pero yo vengo todos los años es bastante divertido.
  • Vendre, - aseguró Anya, Robert ya no podia hacer nada ese verano, pero lo haria en el siguiente, y Anya no lo permitiria, necesitaba pruebas, y las coseguiria- vendre todos los años si es necesario.
    Adan sonrió y la rodeó por los hombros, sin imaginarse lo que Anya pensaba en esos momentos, ni lo decidida que ella podia llegar a ser.




¿Fin?

1 comentario:

  1. Hola!!
    He tardado un poco pero ya lo he acabado!!
    Felicidades!! La verdad me a dejado flipando :D
    Tienes que continuarlo pliss ^^
    Espero tus comentarios... hace mucho que no pasas por mi blog :(

    Besitos ^^

    ResponderEliminar